lunes, 26 de noviembre de 2012

Los pavimentos en el interiorismo (IV)


Pavimentos (IV)

Solado de cubiertas, de instalaciones de evacuación y de locales de pública concurrencia


Tanto si la cubierta es transitable para peatones como si no lo es, el solado puede usarse como capa de protección, ya sea en la modalidad de solado fijo o en la de solado flotante.

Solado fijo para cubiertas

El solado fijo en cubiertas puede ser de los materiales siguientes:
  • baldosas recibidas con mortero
  • capa de mortero, normal o filtrante
  • piedra natural recibida con mortero
  • hormigón
  • adoquín sobre lecho de arena
  • aglomerado asfáltico
  • materiales de características análogas a los anteriores.

Si la capa de protección es de solado fijo, habrá que disponer juntas de dilatación en la misma, las cuales deben afectar a las piezas, al mortero de agarre y a la capa de asiento del solado.

Solado flotante para cubiertas

El solado flotante en cubiertas puede ser:
  • de piezas apoyadas sobre soportes
  • de baldosas sueltas con aislante térmico incorporado
  • de materiales de características análogas a los anteriores.

El suelo en instalaciones de evacuación de residuos

Los almacenes de contenedores deben tener un suelo impermeable y fácil de limpiar, con los encuentros redondeados entre las paredes y el suelo. Las mismas condiciones debe cumplir el suelo de las estaciones de carga de los sistemas neumáticos, que deberá ser, además, antideslizante.

El suelo en locales de pública concurrencia

En espacios de pública concurrencia, un sector de incendio puede tener una superficie construida superior a los 2.500 metros cuadrados siempre que sus suelos sean BFL-s1. Esta condición es aplicable a:
  • espacios destinados a público sentado en asientos fijos en cines, teatros, auditorios, salas para congresos, etc.
  • museos
  • espacios para culto religioso
  • recintos polideportivos, feriales y similares.

Proyectos de decoración












Daniel Trujillano, arquitecto
http://www.arquitectotrujillano.com/interiorismo/home.html
Redactor de Proyectos de decoración de edificios

sábado, 24 de noviembre de 2012

Los pavimentos en el interiorismo (III)


Pavimentos (III)

El suelo flotante


Un suelo flotante es un elemento constructivo que se aplica sobre el forjado y que comprende el solado, con su capa de apoyo, y una capa de material aislante a ruido de impactos. Un buen suelo flotante debe proporcionar simultáneamente reducción del nivel global de presión de ruido de impactos y mejora del índice global de reducción acústica.

El ruido de impactos

En general, el modo de aislar a ruido de impactos un recinto consiste en actuar sobre el forjado donde se van a producir los impactos. La instalación de un suelo flotante impide la transmisión entre recintos superpuestos, pero también entre recintos colindantes y entre recintos que comparten una arista horizontal común. Los productos aislantes de ruido de impactos que se utilizan en suelos flotantes se caracterizan por su rigidez dinámica y su clase de compresibilidad.

Suelo flotante en recintos habitables

El uso de suelos flotantes se extiende a la práctica totalidad de recintos en los edificios. Como mínimo, conviene instalar suelos flotantes en todos los recintos habitables, ya que normalmente están en contacto con recintos protegidos colindantes, ya sea  horizontal o verticalmente, o bien comparten aristas horizontales con ellos.

Suelo flotante en recintos de instalaciones

En recintos de instalaciones, los suelos flotantes pueden contar con un material aislante a ruido de impactos, con amortiguadores o con una combinación de ambos sistemas, de manera que se evite la transmisión de las bajas frecuencias. Los almacenes de contenedores son considerados también recintos de instalaciones y, por tanto, su suelo debe ser flotante.

Encuentros entre el suelo flotante y otros elementos

Cuando se dispone suelo flotante, debe cuidarse la supresión de contactos rígidos entre el mismo y los elementos de separación verticales, los pilares y los tabiques con apoyo directo. Para eliminar dichos contactos debe interponerse una capa de material elástico que puede ser el mismo material aislante a ruido de impactos del suelo flotante. También debe eliminarse los contactos entre el suelo flotante y los conductos de instalaciones que discurran bajo él, para lo cual debe revestirse los conductos con material elástico.













Daniel Trujillano, arquitecto
http://www.arquitectotrujillano.com/interiorismo/home.html
Servicio profesional de redacción de Proyectos de decoración

viernes, 23 de noviembre de 2012

Los pavimentos en el interiorismo (II)


Pavimentos (II)

Eficiencia energética, aislamiento acústico y accesibilidad


A la hora de seleccionar un pavimento adecuado, conviene tener en cuenta los siguientes parámetros, directamente relacionados con la eficiencia energética del edificio:
  • la transmitancia térmica del suelo, que es uno de los parámetros característicos que definen la envolvente térmica del edificio
  • la reflectancia del suelo de cada sala, que es un parámetro tenido en cuenta para determinar el cálculo y las soluciones luminotécnicas de las instalaciones de iluminación interior.

El pavimento y el aislamiento acústico

La manera más efectiva de aislar el ruido de impactos es emplear suelos flotantes. Los suelos flotantes, en general, tienen buenos valores de reducción de la presión de ruido de impactos y, según el caso, mejoran también el aislamiento a ruido aéreo. Los forjados que delimitan superior e inferiormente una unidad de uso, separándola de cualquier otro recinto del edificio, deben disponer de suelo flotante de manera obligatoria. Lo mismo se exige a los recintos de actividad o de instalaciones que se sitúen debajo de unidades de uso. También se debe disponer suelo flotante en el forjado de cualquier recinto colindante horizontalmente con un recinto perteneciente a una unidad de uso, y en el forjado de cualquier recinto de instalaciones o de actividad que sea colindante horizontalmente con un recinto protegido o habitable del edificio, con el fin de limitar la transmisión de ruido de impactos.

El pavimento y la accesibilidad para usuarios de silla de ruedas


Para que un itinerario pueda considerarse accesible, debe cumplir, entre otras, las siguientes condiciones:
  • el pavimento no debe tener piezas ni elementos sueltos, tales como gravas o arenas
  • felpudos y moquetas deben estar encastrados o fijados al suelo
  • para permitir la circulación y el arrastre de elementos pesados, sillas de ruedas, etc., los suelos deben ser resistentes a la deformación.

Por otra parte, para que una vivienda pueda considerarse accesible para usuarios de silla de ruedas debe cumplir, entre otras, las siguientes condiciones:
  • el suelo de la ducha debe quedar enrasado, y tener una pendiente de evacuación que no exceda el dos por ciento
  • la carpintería de salida a la terraza debe quedar enrasada con el pavimento, o presentar un resalto que no exceda los cinco centímetros.


Proyectos de decoración de interiores y exteriores













Daniel Trujillano, arquitecto
http://www.arquitectotrujillano.com/interiorismo/home.html
Servicio profesional de redacción de Proyectos de interiorismo

viernes, 16 de noviembre de 2012

Los pavimentos en el interiorismo (I)


Pavimentos (I)

Exigencias básicas


Los suelos de los edificios deben favorecer el que las personas no resbalen, tropiecen o encuentren dificultades en su movilidad, con el fin de limitar  el riesgo de que los usuarios  sufran caídas.

La resbaladicidad de los suelos

Con el fin de limitar el riesgo de resbalamiento de los usuarios, siempre conviene que los suelos de los edificios tengan una clasificación adecuada en cuanto a su resistencia al deslizamiento. Dicha clasificación se encuentra regulada con carácter obligatorio en los siguientes usos:
  • residencial público
  • sanitario
  • docente
  • comercial
  • administrativo
  • de pública concurrencia.

Es importante señalar que la clase que deben tener los suelos debe mantenerse durante toda la vida útil del pavimento.

Discontinuidades en el pavimento

Con el fin de limitar el riesgo de caídas como consecuencia de traspiés o tropiezos, el suelo de los edificios debe cumplir las siguientes condiciones:
  • no debe tener juntas que presenten un resalto de más de 4 milímetros
  • los elementos salientes puntuales, como los cerraderos de puertas, no deben sobresalir del pavimento más de 12 milímetros
  • los desniveles que no excedan los 5 centímetros deben resolverse mediante pendientes que no excedan el 25 por ciento
  • no debe haber perforaciones o huecos por los que pueda introducirse una esfera de 1,5 centímetros de diámetro.

Pavimento en los andenes de las piscinas

En pos de la seguridad frente al riesgo de ahogamiento, conviene que el suelo del andén o playa que circunda el vaso de las piscinas sea de clase 3 en base a su resbaladicidad. Esa limitación es obligatoria en el caso de piscinas de uso colectivo.

Pavimento en plantas de aparcamiento

Con el fin de evitar el riesgo causado por vehículos en movimiento, resulta recomendable que los itinerarios peatonales en plantas de aparcamiento se identifiquen mediante pavimento diferenciado con pinturas o relieve, o bien dotando a dichas zonas de un nivel más elevado. Esas medidas son obligatorias cuando se trata de zonas de uso público en plantas de aparcamiento con capacidad mayor que 200 vehículos o con superficie mayor que 5000 metros cuadrados.
Proyectos de decoración












Daniel Trujillano, arquitecto
Servicio profesional de redacción de Proyectos de interiorismo

miércoles, 14 de noviembre de 2012

10. Persianas y cortinas en el interiorismo


Persianas y cortinas

Requisitos técnicos


Las persianas y las cortinas son utilizadas en los edificios para proteger el interior del sol y para proporcionar intimidad a los usuarios. Sin embargo, hay que tener siempre presente que se trata de elementos que pueden afectar de manera determinante la habitabilidad de los inmuebles y la seguridad de sus ocupantes.

Persianas, cortinas y demanda energética

Persianas y cortinas producen un efecto térmico que debe ser tenido en cuenta en el cálculo de la demanda energética del edificio, a través de coeficientes correctores del factor solar y de la transmitancia térmica de los huecos.

Persianas y puentes térmicos

Se denomina “puentes térmicos” las zonas de la envolvente de los edificios en las que se evidencia una variación de la uniformidad de la construcción, ya sea por cambios en el espesor o en los materiales, produciendo reducciones en la resistencia térmica del cerramiento. Los puentes térmicos son puntos en los que se incrementa la posibilidad de que se produzca condensaciones superficiales en épocas frías. Entre los puentes térmicos más comunes que se producen en los edificios están los que suponen las cajas de persianas integradas en los cerramientos. El diseño de las cajas de persiana debe cuidarse para mitigar, en la medida de lo posible, el efecto de los puentes térmicos integrados en la fachada, especialmente en el caso de cajas que abarquen más de 0,5 metros cuadrados de cerramiento. Hay que tener en cuenta que los puentes térmicos que suponen las cajas de persiana condicionan el valor de la transmitancia térmica de los muros de fachada en los que se integran. Un proyecto que incluya la instalación de persianas debe incluir detalles constructivos diseñados para reducir el efecto negativo del puente térmico que suponen las cajas, y debe ponerse especial cuidado en que la ejecución atienda a dichos detalles.

Persianas y aislamiento acústico

Las cajas de persiana son elementos de poco aislamiento acústico cuyo efecto resulta determinante en el aislamiento acústico global de las fachadas de los edificios. El índice global de reducción acústica para ruido de tráfico de las cajas de persiana constituye un factor que condiciona las condiciones mínimas de aislamiento acústico que deben cumplir los cerramientos exteriores. En la ejecución, es importante que la fijación de las cajas de persiana garantice la estanqueidad a la permeabilidad del aire.

Cortinas en edificios de pública concurrencia

En los edificios y establecimientos de pública concurrencia, todos los elementos textiles suspendidos, tales como telones, cortinas, cortinajes, etc., deben tener un comportamiento que los sitúe en la Clase 1 (UNE-EN 13773: 2003).

Proyectos de decoración












Daniel Trujillano, arquitecto
Servicio profesional de redacción de Proyectos de interiorismo